Home
SAN JUAN 5:1-9 JESÚS: SANA AL PARALÍTICO DE BETESDA. PDF Imprimir E-mail

JESÚS: Sana al paralítico de Betesda.

 

5.1 Después de estas cosas había una fiesta de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén.

 

5.2 Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque Betesda, el cual tiene cinco pórticos.

 

Jesús nos ha dicho que EL es la puerta.

¿ Qué es la puerta? La puerta es AUTORIDAD. Entonces como la puerta es autoridad, da libertad a las ovejas para que salgan y busquen pastos frescos y aguas vivas.

 

También vemos que cerca de la puerta de las ovejas había un estanque de agua. Un estanque es lo mismo que decir aguas estancadas, muertas, con olor.

 

JESUS dijo que su palabra es un río de aguas vivas... entonces aguas estancadas es palabra de hombre, estrategias humanas, materialismo, psicología, filosofía, liderazgo sutil y/o autoritario, sentimentalismo, etc.

Estas cosas no hicieron, hacen ni harán libre del pecado al hombre.

La palabra dice que solo la verdad nos hace libre y la verdad es la PALABRA DE DIOS. LA BIBLIA.

 

Había cinco pórticos. Cinco puertas, que es igual a los cinco ministerios (evangelista, maestro, pastor, profeta y apóstol).

Cinco autoridades, que rodean el estanque del agua, cinco ministerios alrededor del agua estancada, del agua podrida y sin vida. Los hombres en esas aguas piensan saciarse , o creen saciar sus dolores, sus penas. Creen que en esas aguas pueden ser libres, por medio de fe religiosa, por medio de ministros o pórticos sin autoridad. Con mucho esfuerzo humano, con grandes ministerios, con organizaciones basadas en el entendimiento humano y lejos de la palabra de autoridad.

Organizaciones que son más importantes los pastores que el mismo CRISTO.

 

5.3 En estos yacía una multitud de enfermos, ciegos cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua.

 

5.4. Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese.

 

En aquel tiempo entonces esos ministerios tenían multitud de enfermos que rodeaban el estanque del agua: ciegos (gente sin visión, sin discernimiento, sin revelación; que hay que llevarlos de la mano, hay que conducirlos de un lugar a otro. Dependiente de otro/s). No podían ver el río de aguas vivas.

 

Cojos, paralíticos, esperan el movimiento del agua estancada, quieren que lo que oyen como palabra o como río tenga alguna manifestación en sus vidas, algún movimiento, alguna sanidad.

 

Como las aguas no son vivas solo las mueve algún mensajero. Esperan entonces que venga un predicador, un cantante o misionero, para que los mueva de sus letargo. Esperan el avivamiento que los sane, porque no se pueden mover, están enfermos. Esperan que alguien les traiga la unción y si es famoso mucho mejor.

 

Dice la palabra que descendía un ángel, un mensajero de DIOS y el que llegaba primero al estanque se sanaba de cualquier enfermedad.

 

Así como yo o como usted, cuando DIOS le mando un mensajero que le hizo conocer la verdad. Un varón o mujer maduro, que vino y movió el agua muerta de su sus vida y nos hizo ver que con CRISTO hay LIBERTAD.

En el caso del estanque era solo uno.

 

Pero hoy cuando vos te manifiestes o nos manifestemos todos los hijos de DIOS, los que lleguen a EL no Serra uno sino multitudes.

 

5.5. Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo.

 

5.6 Cuando Jesús lo vio acostado y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo.” ¿Quieres ser sano?

 

5.7 Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo.

 

5.8 Jesús le dijo: levántate, toma tu lecho y anda.

 

5.9 Al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Y era día de reposo.

 

Vemos la manifestación de JESÚS en medio de un grupo de ministros de aguas estancadas. Y vino JESÚS como varón perfecto, como hijo de DIOS, como mensajero de su PADRE. Como un río de aguas vivas. Vino a dar vida, a libertar al cautivo, dar vista al ciego, a darnos vida y vida en abundancia.

Y era día de reposo.

Para los hijos de DIOS no hay día de reposo.

El mundo anhela la manifestación de los hijos de DIOS.

Dios nos pide dejar atrás las fábulas, las mentiras, las religiones, las costumbres y que comencemos a MINISTRAR LA VERDAD, LA VERDADERA PALABRA DE DIOS Y ELLA TRAERA LIBERTAD.

 

Chat

Please login to be able to chat.